fbpx

Obligaciones de Reportes a los Expatriados Estadounidenses por Tener una Cuenta en un Banco Extranjero

De acuerdo con Investopedia.com, el Servicio de Impuestos Internos (IRS), no trata el dinero que se mantiene en una cuenta en el extranjero de la misma manera que el dinero que se tiene en una cuenta nacional. Por temor a no poder obtener ingresos de cuentas extranjeras, el IRS ha tomado medidas para desalentar el uso de dichas cuentas. Esta es un área enorme de gran preocupación para cualquier persona estadounidense con activos en instituciones extranjeras.

Un ejemplo de tales estrategias ocurrió en 2014, cuando el IRS ordenó a todos los contribuyentes de los EE. UU., con cuentas en el extranjero que excedían los $ 10,000, presentar un nuevo Formulario 114 de la Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN) para el 30 de junio o estar sujeto a una multa de hasta el 50% de sus bienes.

Debido a esta mayor agresividad del IRS y del Departamento de Justicia (DOJ), la mayoría de los bancos extranjeros, especialmente en Suiza y el Reino Unido, no quieren depósitos de ciudadanos de los Estados Unidos. Muy pocos bancos extranjeros tienen el tipo de departamento de cumplimiento necesario para manejar las complejas regulaciones de los EE. UU., y un mayor control. Por esto, muchos bancos extranjeros no le dedican demasiado tiempo y energía a cortejar a los clientes estadounidenses.

Las personas estadounidenses interesadas en abrir cuentas bancarias en el extranjero deben considerar estos desafíos y aclarar las inquietudes crediticias y cualquier posible indicador de riesgo. Disminuir tantos riesgos como sea posible a nivel individual puede ayudar a los bancos extranjeros escépticos a pasar por alto el riesgo de ser un estadounidense sujeto a los impuestos del IRS.

Doble tributación a los expatriados estadounidenses

Estados Unidos es la única nación desarrollada que grava la actividad global. De hecho, el gobierno de los Estados Unidos grava sobre los ingresos que se obtienen en cualquier parte del mundo, incluso si los ingresos provienen de actividades que tuvieron lugar exclusivamente con capital extranjero y con socios comerciales extranjeros.

Por ejemplo, una persona estadounidense que vive y trabaja en Alemania tendría que pagar impuestos sobre la renta al gobierno alemán y al gobierno federal de los Estados Unidos. Además, el IRS puede tener acceso a cuentas extranjeras de las personas de los EE. UU., en las que depositan sus ganancias, con el fin de recaudar impuestos. Además, las disposiciones de alivio, que incluyen un crédito parcial para los impuestos extranjeros pagados sobre los ingresos en el extranjero, a menudo son insuficientes.

Los titulares de cuentas extranjeras que no participan en actividades económicas en los mercados extranjeros, no tienen que preocuparse por la doble imposición, pero los trabajadores e inversionistas que si deben preocuparse, tienen que presentar declaraciones ante el IRS.

Formulario FinCEN 114

El IRS y el Departamento del Tesoro han establecido procesos muy rígidos para declarar activos en el extranjero a efectos fiscales. Se requiere que los individuos de los Estados Unidos reporten cualquier cuenta bancaria extranjera por un total de más de $ 10,000 en total, o en cualquier momento durante el año calendario, al Departamento del Tesoro. Las personas estadounidenses también deben informar y pagar impuestos sobre cualquier ingreso de estas cuentas en el extranjero, a excepción de las “cuentas con autoridad de firma”.

Desde la década de 1970 hasta junio de 2013, las personas de EE. UU., informaron sobre sus activos en el extranjero mediante la presentación de un Formulario de Tesorería TD F 90-22.1, Informe de Bancos extranjeros y Cuentas financieras, comúnmente conocido como FBAR. Estos formularios se debían anualmente y se procesaban en la oficina del Tesoro en Detroit.

Desde junio de 2013 hasta el presente, el Tesoro ya no aceptó el FBAR en papel. El formulario en papel se reemplazó con un formulario electrónico FinCEN 114, también denominado FBAR. El FinCEN electrónico 114 necesitaba pasar por el sistema de archivo electrónico de la Ley de Secreto Bancario del Tesoro, e incluía más información. Este nuevo FBAR era un documento separado que debía presentarse individualmente y no sustituía la presentación del impuesto sobre la renta.

 

La Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras

En 2010, el Congreso aprobó la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (FACTA) sin mucho reconocimiento. Esto se debió al hecho de que no entró en vigencia hasta el 2014. La FACTA fue el primer intento de un gobierno nacional único para forzar los estándares de cumplimiento en los bancos de todo el mundo.

La FACTA requiere que cualquier banco extranjero reporte cuentas mantenidas por personas estadounidenses con un valor de más de $ 50,000. Si los bancos extranjeros no informan, están sujetos a un 30% de retención de multas y una posible exclusión de los mercados de EE. UU. Más de 100,000 entidades extranjeras habían acordado compartir información financiera con el IRS a mediados de 2015. La única gran economía mundial que resistió a los federales fue Canadá. Sin embargo, esta resistencia provino de ciudadanos canadienses privados que presentaron una demanda contra la FACTA, debido a las cláusulas del Acuerdo de Gobierno Internacional que hacen que sea ilegal revelar información de cuentas bancarias privadas.

La información reportada al IRS a través de la FACTA incluye números de cuenta, nombres, direcciones, saldos y números de identificación de los titulares de cuentas. Además de FBAR, los individuos de los EE. UU., también deben enviar el Formulario 8938 al IRS. Los individuos estadounidenses que estén considerando abrir una cuenta bancaria extranjera, deben estar familiarizados con estos requisitos y las posibles sanciones fiscales. Las cuentas de jubilación extranjeras, que tienen su propio tratamiento único, deben examinarse especialmente antes de abrirlas.

Posibles problemas con cuentas bancarias extraterritoriales no reveladas

Millones de personas de EE. UU., tienen cuentas bancarias en el extranjero por muchas razones diferentes. Las estimaciones del Departamento de Estado de EE. UU., muestran que 8,7 millones de estadounidenses vivían en el extranjero en 2015 y muchos más tenían cuentas en el extranjero. Sin embargo, menos de 1 millón de contribuyentes declararon sus activos a través de la presentación de FBARs.

Estas estimaciones muestran que muchos contribuyentes estadounidenses que tienen cuentas en el extranjero, no están revelando activos. En 2009, el IRS aumentó su énfasis en el cumplimiento, y es más probable que los estadounidenses sean penalizados significativamente por el incumplimiento. Estas sanciones incluyen multas de hasta $ 500,000 y una sentencia de prisión de hasta 10 años por no presentar las FBAR.

Incluso más grave que la no divulgación, es la falta de pago de impuestos sobre los ingresos obtenidos y depositados en una cuenta bancaria extranjera. El gobierno federal puede presentar cargos civiles y penales contra quienes no pagan al Tío Sam, incluso por accidente. Tenga en cuenta que todas las cuentas en el extranjero deben informarse al IRS, incluso si las cuentas no generan ningún ingreso sujeto a impuestos.

Si está interesado en abrir una cuenta extranjera, y necesita asesoramiento financiero, contáctenos

¿Te gusto este articulo? Unete a nuestro grupo en linkedin Offshore Banking Intelligence

Solicita una Consulta Confidencial Gratis 

FAS CPA & Consultants

9000 SW 137 AV Suite 224 Miami, FL 33186 T: 786-462-7899 E: support@fascpaconsultants.com

 

Fulton Abraham Sanchez, CPA

Fulton Abraham Sánchez, CPA is a Certified Public Accountant, specialized In Tax Planning, International Business, Wealth Management and Offshore Banking. You can email him to fa@fascpaconsultants.com or follow us on Facebook : FAS CPA & Consultants.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!